Los últimos días de abril son testigos de una avalancha de acontecimientos para Hernán Samá. El saxofonista,  protagonista habitual de la movida free, se radicará en Amsterdam a partir de mayo, buscando insertarse en la escena local.  Pero antes y al tiempo que arma las valijas,  prepara su set en el festival de impro del viernes 21 en El batacazo cultural y asiste a la edición de su último disco, un excelente trabajo a dúo con Marcelo von Schultz.

hernan sama

“Necesito irme. Siempre fue mi  sueño…y quiero hacerlo ahora.  Quiero ir y tocar. No estoy pensando en otra cosa”.  A los 39 años Hernán Samá siente que este es el momento justo para una decisión que hasta aquí había dilatado: probar suerte en Europa. Incentivado por  Ada Rave y Nicolás Chientaroli, radicados desde hace años en Holanda, Samá avisora un futuro de música y crecimiento para esta nueva etapa de su desarrollo artístico.

¿Cuál es la idea con la que a fin de mes te vas a Amsterdam?

Es algo que siempre quise hacer.  Ada y Nico siempre me insistían para que vaya y finalmente me decidí.  La idea es hacer base allí y luego moverme. Ya tengo seis fechas en Amsterdam y otra en Baden, en un ciclo que arma Christoph Gallio. Estoy muy ilusionado. No te voy a negar que tengo mis nervios…pero al mismo tiempo una necesidad de intentarlo.

Que Ada y Nicolás estén trabajando allá es para vos una garantía…

Es que sin ellos no lo hubiera hecho. Ellos son grandes amigos, así que sé que me van a ayudar. Ada  me dice que voy a tocar todos los días. “Te vas a cansar de tocar”, me dice. Y eso es justo lo que yo quiero.  Siento que es ahora o nunca, que estoy en el momento justo…Mi meta es irme y poder volver cada tanto. Me gustaría ser una especie de Ken Vandermark (Risas)…¿viste como trabaja él?… la cantidad de música que  produce, como se autogestiona, es un referente para mí.

De todas maneras en Amsterdam ya hay como una avanzada argentina junto con Ada y Nico..

Si. Está Marcos Baggiani desde hace muchos años. También Natalio Sued…hay muchos allí. Gente que se fue y que hizo una buena carrera.  Ada me dice que desde Holanda todo se ve más sencillo que lo que uno puede pensar estando en Buenos Aires.

hernan sama2

Te vas en momentos en que se está armando una movida muy buena, con mucha gente joven.   

Si, es verdad. Hay una movida linda…pero también es cierto que todo cuesta mucho. No hay tantas fechas y todavía no hay un público numeroso para toda la gente que está haciendo tan buena música.

Y a esa movida se suma tu nuevo disco, “Sonidos desde el campo”, en dúo con Marcelo von Schultz en batería. Un muy buen trabajo.

Si, estamos muy contentos con ese disco. Es free jazz…hay melodías, hay elementos de jazz. Y se dio así porque con Marcelo compartimos un mismo lenguaje, pero al mismo tiempo intentamos hacer algo distinto, algo que nos represente…

¿Cómo lo armaron?

Fue una sesión de poco más de una hora con improvisación pura, grabado en el Estudio Libres, que es el lugar por excelencia para la impro. Nosotros ya veníamos tocando en vivo.  Pero para el disco  pautamos hacer temas más breves.  También hicimos pasadas largas, de 20 0 30 minutos que en determinado momento tenían algún fragmento que tenía valor por sí mismo.  Un motivo o una melodía que claramente era un tema en sí mismo. Cuando veíamos que aparecía eso, lo cortábamos y era un tema breve para el disco…

marcelo

En la improvisación total suele haber temas extensos. Pero acá ustedes hacen algunos muy breves, de segundos o poco más de un minuto. ¿Cuál es la diferencia en el abordaje entre uno y otro?   

En los temas muy cortos tenés que setear muy bien lo que vas a tocar para diferenciar una improvisación de otra.  Tocás con ciertos elementos que luego podés repetir o no,  justamente por la brevedad de lo expuesto. Esto te obliga a poner uno o más elementos que funciona como centros, haciendo un desarrollo entre ellos. En cambio, cuando la impro es más extensa tenés otras posibilidades. Como volver a tomar un elemento que  ya utilizaste y llevarlo a otro lado, o tomar el motivo con el que abriste y jugar con él para el final… Existe la posibilidad de un desarrollo más extenso.  En cambio, cuando el tema es breve, la información se centra en un elemento o más, sin poder desarrollarlo. Todo pasa más rápido o lento en una fracción de tiempo limitado.

¿Y qué te demanda a vos como saxofonista tocar a dúo con un baterista?  

Es muy interesante. La percusión es todo un mundo tímbrico. Además Marcelo utiliza muchos objetos y de manera muy diferente. Es capaz de producir una variedad enorme de  sonidos que te disparan hacia otro lado.  Son texturas que muchas veces no aceptan como contrapartida una melodía. Entonces yo tengo que usar otros recursos. Distintos tipos de slaps. El saxo como un elemento de percusión, no como un instrumento de viento…

¿Esa es la diferencia entre tocar con un baterista y hacerlo acompañado, por ejemplo, con un pianista o un contrabajo?

Hay una diferencia de volumen también.  Con un baterista, dependiendo con quien estés tocando, las intensidades pueden ser extremadamente fuertes, en estos casos, es obvio que no se puede tocar piano. La batería te tapa.  Tampoco podés estar a un máximo volumen todo el tiempo, es necesario variar las intensidades. Es diferente, cada contexto es diferente. Pensá un tenor con contrabajo…es otra cosa. Se escucha todo y es un sonido muy puro.  Con una batería hay más elementos. Otro volumen,  tenés que elegir bien el sonido que producís . Pero todo en la impro es interesante y además va sucediendo con lo que sentís en ese momento. Sin pensarlo.  Es todo un tema el del pensamiento…

hernan sama44

¿En qué sentido?….¿tocás sin pensar o limitás el pensamiento?

Tenés que sentir, más que pensar. Muchos dicen que la impro es composición en tiempo real. Pero la composición es pensamiento. Es reflexión. Es un término que viene de la música escrita.  Y si en la improvisación libre hay reflexión, entonces no es espontánea. El pensamiento siempre está antes de la acción. El pensamiento es pasado.

¿Y entonces si no es composición en tiempo real qué es?

Es música en tiempo real.  Es una construcción, en la que el pensamiento no es preponderante. La idea es estar lo más permeable y receptivo. Eso es para mi lo principal

¿El free te gustó desde siempre, incluso en tus años de formación?

Si. Siempre supe que era lo mío. El estudiar con Carlos Lastra me inició en este terreno. Su forma de tocar y enseñar me llevo a escuchar mucha música de Coltrane, Eric Dolphy, Archie Shepp. Cuando escuchaba a John Coltrane, escuchaba principalmente sus últimas cosas. No tanto “Giant steps” o “Soultrane”, si no la etapa última, cuando estaba más lanzado a la experimentación. También estudié con Ricardo Cavalli. Allí profundicé el estudio de solos de gente como Sonny Rollins o Dexter Gordon que es un músico que me encanta. Pero me fui decantando cada vez más al free. Es cuestión de sentirlo. Yo  toco standards y me gusta, toco bebop y me gusta. Pero lo que a mí me representa  es el free.

Sonidos desde el campo. Para los animales y la vida salvaje

Hernán Samá, saxo soprano y tenor / Marcelo von Schultz, batería

  1. Comunicar y ser (06.55)disco
  2. Plural (02.57)
  3. Cosmos (03.59)
  4. Más preguntas (08.10)
  5. Campo (o1.29)
  6. Caminar (07.14)
  7. Los  animales (01.15)
  8. ¿Cuál campo? (00.28)

Grabado, mezclado y matesterizado por Sam Nacht en Estudio Libre, el 9 de agosto de 2017

Aquí podes leer sobre la movida free en Buenos Aires