Un piano, una cantante y un puñado de buenas canciones y Buenos Aires se transforma en el escenario donde confluyen el talento y la nostalgia. Las melodías de las películas que no olvidamos, la música de los Beach Boys o las Supremes y el soul más sentido. No hace falta un gran despliegue. María Puga Lareo y Bob Telson saben transformar la simpleza en arte.
 Fotografías: “Moncho” Puga Lareo 

 

Hay quienes  aconsejan escuchar música con los ojos cerrados. Sin dudas una experiencia placentera, pero que puede inducir a engaño. Sentado en la semioscuridad del Boris, el eventual degustador de los ojos cerrados identificará sin dudas a Bob Telson, el exquisito pianista y compositor de la banda sonora de la película “Bagdad Café”. Pero casi seguro apostará equivocado por otros orígenes al escuchar a la cantante. Buena voz, tremendo feeling. Una personal cadencia y una dicción que seguramente la situará lejos de estas geografías. Por eso mejor es mejor abrir los ojos y encontrarse con María Puga Lareo, la cantante argentina ciento por ciento que el simpático Bob eligió para compartir escenarios en su estadía porteña.

En la noche del Boris de los primeros días de enero, quienes vayan buscando jazz deberán aceptar otras posibilidades. Lo de Telson tiene más que ver con el musical, el góspel, el soul o simplemente la canción intimista, de melodías bellas y reconocibles. Y a ello se suma María, en perfecta sintonía con el pianista, mostrando que es una cantante siempre en progreso, pero que en los últimos tiempos ha sumado a su reconocido talento, una intensidad que conmueve.

El show se inicia con temas que Telson compuso para comedias, como “Gospel at colonus” que protagonizó Morgan Freeman, y sigue con un personal “God only knows”, el hit de los Beach Boys del álbum Pet Sounds, “Stop: in the name of love” de las Supremes y el casi olvidado “He´s a rebel”, el único número 1 de The Crystals, el cuartero femenino que Phil Spector impulsó en los 60’s.

En la segunda entrada, donde el feeling entre el músico y la cantante se evidencia con más fuerza, llegó el hit  que todos esperaban y en la voz de su propio autor: “Calling you”, la melodía inolvidable que Telson escribió para la pelicula “Bagdad Café” de 1989, con María y Andrea Báez en coros. Telson se le animó también al “Princesita”, que en 1997 compuso para “La vida según Muriel”  y que grabó con Isabel De Sebastián.

Este segundo set fue también el de mayor lucimiento para Puga Lareo, que desbordó de fuerza y sentimiento en temas como “Show me your face”, “Back to remember when” y el conmovedor “Goodbye to that boy”, secundada nuevamente en coros por la talentosa Andrea Báez.

Como Telson mismo lo confesó en una pausa, Puga Lareo es una especie de “antropóloga” de su música. Una buceadora constante en el arcón de sus viejas composiciones, en busca de la perla olvidada. Pero en escena la cantante argentina deja bien en claro que es mucho más que eso. Es una artista que a lo largo de estos últimos años y a partir de su estrecha colaboración con el pianista, ha sabido darle un valor agregado a su talento.

Muchos afinan y cantan con voz cálida. Pero pocos pueden sonar sensuales y emotivos. Pasionales y entregados, como María Puga Lareo aquella noche en Buenos Aires. Cuando bien valía seguir la música con los ojos siempre abiertos.

F.R