Adriana Mateo tenía seis años cuando tomó sus primeras fotos en público. La cámara había sido un regalo de su padre Roberto, director de fotografía en películas como Yepeto” “o “Los enemigos”, en su afán...