Cuando Oscar Feldman toma su saxo se inicia una ceremonia mágica. El escenario es lo de menos. Puede ser el Blue Note de Nueva York, el Parc La Villette de París o, como en este...