Es el único músico en la historia brasileña con un doctorado Honoris Causa en Berklee. Tiene 17 discos grabados y acaba de lanzar “Samba Dobrado”, su homenaje a Djavan. Actuó en el Lincoln Center, el Carneggie Hall y el Blue Note de Nueva York. Grabó con Ron Carter y Yo-Yo Ma. Pero por sobre todo es una mujer agradecida de dar y recibir amor a través de la música. Rosa Passos, una de las figuras centrales de la edición 2013 del Festival Internacional de Jazz de Buenos Aires.
Entrevista: Fernando Rios

Se acerca el verano pero no hay descanso para Rosa Passos, una de las más cantantes brasileñas con más trascendencia internacional. Hace unos meses editó su disco 17,  “Samba Dobrado” en homenaje a su admirado Dyavan, y ya prepara las valijas para debutar el próximo  domingo 24 en el Festival Internacional de Jazz de Buenos Aires.

¿De donde viene este deseo suyo por grabar a Djavan?

Tengo una gran admiración por él, como compositor y como cantante.  Yo siempre que puedo grabo temas de Dyavan en mis discos, pero hasta aquí no había podido concretar este deseo de hacer un disco íntegramente en su homenaje.  En 2002 yo grabé un disco con cuatro temas de Djayan, cuatro de Gilberto Gil y otras cuatro de Joao Bosco. Era un disco en homenaje a los tres.  Ahora en este disco, con canciones de Dyavan, yo retomo además mi faceta de compositora con un tema en su homenaje, con letra de Fernando De Olivera, con el que estoy muy contenta. Para mi Dyavan está dentro de los grandes contemporáneos, como Chico Buarque, Gilberto Gil, Edu Lobo, grandes compositores todos ellos  Son una gran influencia para muchos músicos, compositores o cantantes y no sólo dentro de Brasil.

Usted participó de homenajes a Elis Regina. En junio se cumplieron 31 años de su muerte. Cuál  es el legado de Elis, por qué sigue tan vigente?

Porque Elis Regina es una grande de verdad. Tengo siempre presente a las grandes divas del jazz. Son para mí una referencia musical siempre.  Pero Elis es mi cantora preferida.  Era una artista que siempre estaba al frente, con una gran entrega.  Era única en sus interpretaciones. Siempre su versión era definitiva. Además le dio oportunidad a muchos jóvenes compositores al interpretar su música. Para mi Elis es la gran cantante brasileña y una referencia ineludible para cualquier cantante.

Su anterior trabajo “É luxo Só”, es un tributo a otra cantante, Elizeth Cardoso.  ¿Que la motivó para hacerlo?

Chico Buarque dice que Elizeth Cardoso es la madre de todas las cantantes del Brasil. Y yo lo comparto. Fue y es una enorme influencia para todas las cantantes del Brasil, inclusive de la propia Elis Regina, como también para Maisa, Gal Costa, María Bethania.   Por eso en este disco para mi fue un gran honor cantar las canciones que Elizeth grabó, porque ella también fue única. Fue un honor hacer este disco y también un desafío. Por suerte tuvo muy buena aceptación, hice una gira por todo el Brasil presentándolo y estoy muy contenta con el resultado. Fue maravilloso.

Rosa usted tiene grabados 17 discos. ¿Qué balance hace de su evolución a lo largo de esta discografía?

Estoy muy orgullosa. Siempre fui muy cuidadosa con mis grabaciones. He grabado temas de los más grandes compositores de la música brasileña. He grabado algunas de mis propias canciones. Y con todas he tenido siempre un cuidado muy grande. Y ahora veo como las nuevas generaciones estudian de ellos para conocer a los creadores de nuestra música. Mis discos están en las aulas de la Berklee, por ejemplo. Y allí los alumnos los toman como referencia para conocer a los compositores y músicos del Brasil. Eso para mí es un gran orgullo. Es mi contribución a la música del Brasil. Y es lo que me da la certeza de que he tomado el camino correcto.

Ha dicho alguna vez, que se siente una misionera de la música del Brasil..

Si claro. He tomado esto con religiosidad. Para mí es una misión. La música lleva paz, lleva amor, alegría. Y si un artista tiene la oportunidad y el privilegio, de transmitir algo tan bonito a través de la música, lo debe tomar como una misión a cumplir en la vida. Eso es lo que yo he hecho.  He tenido la suerte de tener un público muy grande en todo el mundo a través de la música y yo me siento muy feliz de poder devolver tanto amor recibido, con más amor a través de la música.

Le ha ido muy bien en los Estados Unidos. ¿Qué es lo que más valoran de usted?

Creo que pude lograr un estilo para juntar la bossa, una música muy brasileña, con cierta cadencia jazzística que ya tenía mi trabajo. Y eso fue muy bien aceptado en el mercado americano. Luego se me dieron algunas oportunidades únicas. Por ejemplo, grabar un disco en duo con Ron Carter fue algo muy bueno para mi, porqué él es un ícono en el mundo del jazz. A partir de ese trabajo las puertas del mundo del jazz se abrieron para mi en los Estados Unidos. Luego fui invitada a participar en un disco con Yo-Yo Ma. Ese disco anduvo muy bien en el mercado americano. Todo eso me abrió muchas puertas y me permitió cantan en lugares históricos, como el Blue Note o el Carneggie Hall.

¿Es un mercado cerrado o existe o interés por incorporar otras músicas o estilos?

El mercado americano es muy dificil.  Ellos tienen los mejores músicos de jazz del mundo, entonces si uno quiere entrar, debe dar algo diferente, pero al mismo tiempo afinidad con esa música.  Mi disco “Romance”  ha tenido muy críticas allá.  Ellos destacaron tanto la originalidad como la sintonía jazzística. También los shows tuvieron buenos comentarios. Por eso, creo que si uno va a hacer música a los Estados Unidos no tiene que olvidarse de llevar lo  propio. Tiene que haber respeto, cierta afinidad con lo de ellos, pero a su vez una diferencia. En mi caso se trata de no perder lo brasileño. Integrar lo jazzístico, pero sin perder mis raíces, lo que yo soy.

¿Que recuerda del Festival del 2008, cuando estuvo por primera vez?

Que fue maravilloso. Un público muy cálido y respetuoso.  Tenía muchas ganas de regresar para mostrarles mi nuevo material. Y fue una suerte que volvieran a invitarme.

 

Rosa Passos – “Cade voce”  (subtitulado en español)