Al frente de su trío, el guitarrista Ramiro Barrios presenta en sociedad “Mirando más acá”, su segundo trabajo como lider. Acompañado por Roberto Seitz en contrabajo y Daniel “Pipi” Piazzolla en bateria, Barrios construyó un trabajo de delicada belleza, en el que combina los sonidos más modernos del jazz con sus influencias en el tango o el folklore, a través de un puñado de temas propios y algunos clásicos de Astor Piazzolla o el “Cuchi” Leguizamon. 

El nuevo jazz argentino sigue generando nuevos valores de singular talento, que desde distintas vertientes comparten una búsqueda en la que confluyan estilos, géneros y abordajes diferenciados.  Y así mientras unos apuestan por los sonidos más jazzeros, con nuevas miradas sobre las formas más libres, otros abrevan en el tango o el folfkore, buscando nuevas fuentes de inspiración.

ramiro barriosCon “Mirando más acá”, su segundo disco como líder, el joven guitarrista Ramiro Barrios se inscribe entre esa avanzada de jóvenes inquietos,  a fuerza de talento y creatividad. Al frente de un trío que completan Roberto Seitz en contrabajo y el experimentado “Pipi” Piazzolla en batería, y a lo largo de siete temas (cuatro de ellos de su autoría);  Barrios ofrece un placentero viaje por su propio universo compositivo y ofrece sus propias versiones de clásicos de Piazzolla, Leguizamon y Castilla.

“La música del disco, dice Barrios, se basa en la búsqueda de una sonoridad propia desarrollada a partir de los diversos referentes con los que me he cruzado a lo largo de mi formación: Astor Piazzolla, Leo Brouwer , desde la mirada más académica, Gustavo Cuchi Leguizamón desde el folklore, los sonidos del rock, de Jimi Hendrix a los Beatles. Todos convergen en una unificación a través del género del jazz, tanto desde el lado compositivo como desde la elección del formato trío”.

A diferencia de su disco debut solista, “Ahora” (2012), donde la guitarra se acerca más a las sonoridades tradicionales del jazz,  en “Mirando más acá”  Barrios apostó por un sonido más orientado a la fusión, con composiciones que no disimulan la influencia del tango, el candombe, el jazz rock, y la música contemporánea.  Esto se evidencia desde el primer corte, “Rulitos” con una guitarra de sonido poderoso al frente, en un auténtico power trío rockero de sonoridad contagiosa.Pipi-Piazzolla-

Para Barrios, Seitz y  Piazzolla, los músicos que completan el trió  “fueron claves en la conformación final del sonido que buscaba plasmar, ya que son músicos que conocen diferentes estilos y desarrollan una musicalidad espontánea en todo momento. La interacción entre ambos es perfecta, sabiendo cada uno cómo resolver situaciones y generar otras dentro de cada pieza”. Esta conjunción es evidente la sentida versión de “Milonga para Jacinto Chiclana”, con música de Astor Piazzolla y versos de Jorge Luis Borges, en el atrapante “Candomalgo”, y en  la arriesgada exploración de climas y colores jazzeros  de “El lamento es inminente”, con un interesante aporte de Santiago Kurchan en saxo soprano.

Punto aparte para la singular y extensa versión de “La arenosa”, el clásico Gustavo “Cuchi” Leguizamón  y Manuel Castilla, que comienza reconocible, aferrada a la melodía original, para despegar luego en busca de otras sonoridades que la bordean de manera casi imperceptible.  Un acertado solo de Seitz en contrabajo,  la batería de “Pipi” en su perfil más jazzero con un solo electrizante, y la guitarra de Barrios que se aleja buscando inspiración en las geografías del jazz rock, para regresar luego, como quien vuelve a sus orígenes cargado de experiencia, para transitar viejos caminos que aún permanecen. “Cuando uno se va y no vuelve, canta llorando y se aleja”, dice la letra de Castilla. Y el poema flota como una inspiración constante, mientras la música rinde su último homenaje al Cuchi y se desvanece en el aire.

barrios

Ramiro Barrios Trío

Presenta “Mirando más acá”

 En Boris Club,

Miércoles 5 de julio. 21.30

Gorriti 5568, Palermo, CABA.

Ramiro Barrios en guitarra, composición y arreglos

Roberto Seitz, contrabajo 

Daniel “Pipi” Piazzolla, batería. 

Hernán “Cucuza” Castiello, voz 

Santiago Kurchan, saxo soprano. 

Grabado entre los meses de agosto y noviembre de 2016 por César Silva en el estudio El Hornero.