Hace un año, sobre finales de octubre del 2017, Escalandrum entraba al estudio 2 del mítico Abbey Road en Londres, para grabar su disco número once. Desde allí, donde el rock de bandas construyó su historia, el sexteto argentino se volvió con uno de los mejores trabajos que produjo en casi 20 años de trayectoria. Ahora con el respaldo de Warner Music, que incluyó “Studio 2” en su catálogo, Escalandrum prepara su presentación oficial este viernes en el Konex. “Es sin dudas el mejor disco del grupo y estoy feliz que se haya hecho con nuestra propia música”, dice Pipi Piazzolla.
pipi

Quizás “Studio 2” pueda ser leído como el regreso de Escalandrum al jazz, luego de los discos con música de Mozart y Ginastera y de la colaboración con Elena Roger. ¿Cuál es tu evaluación?

En realidad lo que hacemos nosotros siempre es jazz. Tenemos seis discos de música propia. Y ahora, luego de estos dos discos que vos mencionas, pensamos que era el momento de volver con nuestros propios temas. Yo estoy muy conforme con el disco. Me gusta mucho. Me gusta a nivel audio también. Yo me siento muy cómodo tocando con Escalandrum, pero esta vez estoy muy conforme con el audio, como suena. Logré esa definición en el ride de la batería que siempre quise que esté y en este disco se logró muy bien. También me gusta el balance del grupo. Hemos grabado muy cómodos, en una situación muy festiva, muy linda para el grupo.

Grabar en Abbey Road no es algo de todos los días. Me imagino que llegaron con una expectativa grande a un lugar así…

¿Sabés que no? Al menos yo, en lo personal, fui a grabar sin una expectativa alta, a pesar de que se trataba de Abbey Road. Muchas veces nos habíamos ilusionado y luego lo que encontramos no estaba a la altura. Así que esta vez fuimos tranquilos y la verdad es que nos sorprendimos. Es un estudio impresionante. Tocabas y te escuchabas como si estuvieras en tu casa. Te podías hacer tu propia mezcla y si querías hasta le podías poner una camarita al saxo. El trato de la gente fue genial. Y además está el tema de irte de tu propia ciudad para grabar el disco.

escalandrum

¿Y eso de que manera influye?

Y viste cómo es. Estás en tu ciudad, todo el día grabando metido en el estudio y después volvés a tu casa a resolver los problemas de todos los días. Lo que nos pasa a todos. Las cosas cotidianas. En cambio al estar en otro lado eso no pasa y es tremendo como cambia el tema de la concentración…vas del hotel al estudio y del estudio al hotel. Estas internado en otro lado y eso favorece la producción.

Recién hablabas de las bondades técnicas de Abbey Road. Pero también está el lado mítico, por decirlo de alguna manera. Toda la historia del lugar. ¿Crees que eso alimentó de alguna manera el trabajo de ustedes?

A mi lo mítico nunca me interesó. Honestamente. Me habían dicho que el estudio era increíble, que la sala era buenísima. Ideal para grabar todos juntos, como vos sabés que se graba en el jazz. Y así fue. Pero es cierto también que finalmente esa energía extra de alguna manera se notó. A pesar de que como te digo no le doy bola a lo mítico, la verdad es que yo estaba muy emocionado, y eso se siente en el grupo, en la música. Había un clima de fiesta. Pero también todo esto tiene que ver en el momento en que te encuentra, tanto en lo personal como en lo grupal. Porque si estas mal o no estás preparado no va a tener ninguna incidencia grabar en Abbey Road o en donde sea.

Studio2

Ahora si bien ustedes confiaban en la excelencia técnica del estudio, llevaron su propio ingeniero.

Si a Facu Rodriguez, que trabajó siete años en Londres. Todos allá lo conocían muy bien y fue también parte de la buena onda. También Axel Lang, que trabaja para Warner nos ayudó mucho. Él nos contactó con Abbey Road. Y eso hizo que todo sea más copado. Además Facu ya es parte del grupo, es muy serio, muy profesional.

¿Grabaron el disco en dos días?

En el primer día ya estaba listo. En el segundo mejoramos algunas cosas y aprovechamos para grabar otras que quizás algún día salgan en un nuevo disco o no. También grabamos algunas cositas suelta, efectos, hicimos un poco de experimentación que posiblemente usemos en otro momento. Yo, por ejemplo, grabé un solo de batería, que finalmente no entró.

Ustedes ya grabaron once discos. ¿Dirías que este es técnicamente el mejor registro?

Si lejos. Estoy muy contento y muy feliz por eso. Y el hecho de que se haya dado con nuestra propia música, con temas originales, me pone mucho más contento. Cuando armamos este disco yo les dije a los muchachos, la verdad es que hicimos un gran esfuerzo en venir acá, obviamente que pagamos todo entre todos, así que tenemos que hacer valer todo eso. Estar en un sello como Warner también es parte de eso. Te brinda una difusión y una circulación impresionante de tu música.

Es la primera vez que Escalandrum está en un sello grande…

Si, es la primera vez y la verdad es que hemos tenido un apoyo enorme. La ciudad está empapelada con el lanzamiento del disco. Sacaron el vinilo, cosa que nosotros nunca pudimos hacer. Hay un apoyo total y eso nos deja muy contentos. Estamos muy agradecidos que hayan pensado en el grupo. Creo que ellos también están muy conformes con nosotros. Así que la felicidad es mutua.

Escalandrum está por cumplir 20 años, en esto también están marcando una novedad, los grupos por lo general no duran tanto.

Si, Escalandrum nació el 1ro de Enero de 1999 a las cuatro de la mañana…

¿Cómo es que sabés hasta la hora? 

Es que estábamos todos juntos en la casa de mis viejos festejando el año nuevo, y a esa hora tiré la idea de armar el grupo. Todos dijimos que si, brindamos y a los dos meses ya estábamos tocando. Es un montón de tiempo, pero pasó rápido. Y siempre tuvimos muy buena onda. Nunca paró el grupo. Seguimos ensayando todos los martes. Tocamos bastante seguido. Hemos hecho muchas giras. La onda grupal sigue siendo buena. Tuvimos la suerte de arrancar como amigos y luego de elegirnos como músicos. Y eso fue importante.

pipi

Yo no recuerdo grupos que hayan permanecido tanto tiempo juntos y con los mismos integrantes. No es lo usual. Incluso grupos muy sólidos artísticamente, como el Quinteto Urbano, tuvieron una vida muy breve…

Bueno el Quinteto Urbano fue la inspiración de Escalandrum. Sin ellos no se si hubiera existido nuestro grupo. Yo los seguía a todas partes, eran un grupazo. Para mí el más importante de la historia del jazz argentino. Yo los iba a ver siempre y hasta tuve el honor de tocar una vez con ellos…reemplace en el Festival de Jazz de Rosario a Oscar Giunta, que no recuerdo porque no podía ir a tocar. Entonces Juan Cruz me llamó para reemplazarlo y en aquel momento para mí fue como si te llamara el técnico de la selección, más o menos.

Llama la atención lo poco que componés para Escalandrum. Y si para el trío con Lucio Balduini y Damián Fogiel. Incluso en este disco, el único tema tuyo, “Lolo”, ya estaba en “Transmutación”, el disco del trío que editaste en 2015.

Si, es así. En el caso de “Lolo”, que está dedicado a mi hijo, es un tema que a Nico Guerschberg le gusta mucho, incluso lo toca en sus propias formaciones. A tal punto que ahora quiso arreglarlo para el grupo. Y la verdad es que yo se lo agradezco. Sabés, yo a nivel compositivo no me la creo. Me parece que en el grupo hay unos compositores increíbles, pero bueno Nico insistió y lo hicimos. Ya me animaré un poco más. Ahora estoy componiendo un tema para el grupo….se llama Escalandrum. Pero bueno, de a poco. En el caso del trío es distinto, es un ensamble más chico, es más simple. Además yo puedo llevar una melodía y Lucio en dos segundos me arma unas armonizaciones increíbles. Pero ya un sexteto es otra cosa, hay otra complejidad. Por el momento me focalizo más en mejorarme como instrumentista…

escalandrum

Está bueno esto de hacer una misma música con distintas formaciones. En “Transmutación”, por ejemplo, hiciste una versión de “Chopchi”, un tema de Mariano Sívori que él había incluido en su propio disco solista…

Si, claro. Es que yo creo que la música es de todos. Si hay un tema que te gusta, por qué no lo vas a hacer. Y si es de un compositor de acá, con más razón. Fijate que bueno lo que está haciendo Esteban Sehinkman con el Real Book Argentino…Me parece genial que comencemos a tocar temas nuestros…porque el jazz argentino tiene su propia música, es de acá, y además contribuimos a darle algo más de difusión, que es lo que tanta falta le hace a esta música, que por lejos, es la más creativa que se hace en la Argentina.

escalandrum studio2

Escalandrum. Studio 2
Grabado el 24 y 25 de octubre de 2017 en el Estudio2 de Abbey Road. Londres
Mezclado en Estudio Quark, Buenos Aires. Editado por Warner Music Argentina

Daniel “Pipi” Piazzolla, batería / Nicolás Guerschberg, piano / Mariano Sívori, contrabajo / Damian Fogiel, saxo tenor / Gustavo Musso, saxo alto / Martín Pantyner, clarinete bajo.

Escalandrum en el Konex
Viernes 12 de octubre. 20 hs. Sarmiento 3131. CABA. Entradas desde $500 en boletería o anticipadas en: www.cckonex.org