Sin prisa pero sin pausa.  Cinco palabras que bien podrían definir hasta aquí el desarrollo artístico de Patricia Grinfeld.  Parte insustituible del quinteto de Yamile Burich, aporte sustancial de varias cantantes;  la quitarrista acaba de editar “Capítulo Uno”, su primer disco solista. Al frente de su Organ Trío; Grinfeld aporta talento y creatividad ante un nuevo desafío.
patro grinfeld

Y un buen día Patricia Grinfeld se decidió a ocupar el centro de la escena.  Quienes siguen de cerca su actividad, habituados a su cuidado segundo plano, sosteniendo la rítmica de las Jazz Ladies de Yamile Burich o acompañando con soltura a cantantes como Marina Rama, Ludmila Fernándezgrinfeld2 o Guadalupe Raventos; esperaban con ansiedad el momento en que la guitarrista se decidiera a asumir el liderazgo de su propio grupo.

El primer paso en este sentido fue para Patricia la formación de su Organ Trío, con Alan Zimmerman en teclados y Diego Lutteral en batería. El segundo paso, la concreción del primer registro de la banda: el logrado “Capítulo Uno”, donde la guitarrista seguramente generará nuevas adhesiones  con su estilo cuidado y su personalidad.

Son ocho los temas que integran la placa, cuatro de ellos de Grinfeld, que se muestra así como  una interesante compositora ya desde el inicio mismo, con el contagioso “Capítulo Uno: Valle hermoso”,  donde Patricia alterna la primera voz con un inspirado Zimmerman.  La sociedad se renueva a puro swing en el segundo:  el  standard “We’ve got a world that swings” y se prolonga en el tercero, “Criminal”, de Grinfeld; con un enfático comienzo de Diego Lutteral detrás de los tambores y muy buenos solos de Patricia y Alan

El cuarto corte devuelve la calma. El “Indian Summer” de Victor Herbert muestra al Organ Trío en su faceta más introspectiva, reafirmando el poder cautivante de los tiempos lentos. Le sigue el tributo de Grinfeld a West Montgomery, con su particular “My own Montgomerylike song” y  el  trío  a pleno para uno de esos momentos en que los pies cobran vida propia.  “Antigua y Barbuda”, otro de los buenos temasorgan trio compuestos por la guitarrista, lejos de la idea caribeña que remite su título, reafirma la rica sociedad entre guitarra y órgano, que por momentos comparten la melodía y por otros se alejan, buscando nuevos motivos.

En el final Grinfeld destaca con un solo set de guitarra en una sentida versión de “Killing me softly with his song”,  el tema de Charles Fox y Norman Gimbel que en 1973 inmortalizó Roberta Flack.  Allí una vez más, por si hiciera falta, la guitarrista demuestra que más allá del virtuosismo innegable,  son los sentimientos los que hacen perdurable el arte. Y de eso hay de sobra en este primer y prometedor disco del Patricia Grinfeld Organ Trío. Y en buena hora que así sea.

   GRINFELD DISCO

 

Capitulo Uno. Patricia Grinfeld  Organ Trío

Patricia Grinfeld, guitarra y composición

Alan Zimmerman, órgano

Diego Lutteral, batería

Grabado en el Estudio del Parral

Abril y agosto de 2016

Técnico de grabación Hernán Ascóniga

Mezcla y masterizado en Estudio de la Jungla