Era el más parkeriano de todos los saxofonistas parkerianos. Quedó deslumbrado por la música de Bird desde muy joven. Lo siguió a sol y a sombra y terminó casándose con Chan, su viuda y adoptando a sus tres hijos. El pasado 29 de setiembre murió Phil Woods y él jazz se volvió más triste.

Tenía 83 años y hacía menos de un mes que había anunciado su retiro de los escenarios. Sus amigos cuentan que eligió como irse, tras interrumpir el tratamiento médico que le ´habían ordenado tras detectarle un enfisema.

“Desde que tenía 12 años no recuerdo haber deseado otra cosa que tocar el saxo”, decía a quien quisiera escucharlo.  Desde muy joven descubrió la música de  Johnny Hodges y Benny Carter a los que idolatró hasta el día en que Charlie Parker le cambió la vida.

Una noche al fin pudo conocerlo en un local de Nueva York. “Bird se me acercó y me pidió el saxo prestado para un bolo. Y yo me quedé ahí, sentado en la primera fila, mientras “Dios” tocaba con mi saxofón…” recordó para la revista española Cuadernos de Jazz.

“Le conocí cuando tenía 15 años, toqué con él a los 24, viví con él, paseé las calles junto a él, compartimos un pastel de cerezas en la Calle 52… yo sí puedo decir que conozco el trasfondo de su historia”, señalaba.

En 1955, Woods contrajo matrimonio con Chan, la viuda de Charlie Paker,  convirtiéndose en el padrastro de los 3 hijos del matrimonio, Kim, cantante de jazz; Baird y Pree, fallecido de neumonía en plena juventud.

Su carrera profesional había comenzado en las orquestas de Dizzy Gillespie, Quincy Jones y Benny Goodman, pero en 1968 se fue a París donde crearía su European Rhythm Machine junto a Gordon Beck; Henri Texier y Daniel Humair.

A su regreso a los Estados Unidos, en 1972, el saxofonista volvería sobre sus pasos.  “No me canso de tocar la música de Charlie Parker, del mismo modo que nadie se cansa de tocar a Mozart”, decía por entonces. Los últimos años de su carrera fueron muy productivos, y si bien nunca se alejó de la esencia jazzera que caracterizó su obra, supo abordar otros autores, entre los que se contó su admirado Astor Piazzolla. Philip Wells Woods había nacido un 2 de noviembre de 1931, en la localidad de Springfield, Massachusetts.