“Lucha de luces” el último disco de Hernán Merlo fue una de las gratas novedades en el último tramo del 2017. Al frente de su trío, que completan Fermín Merlo en batería y Juan Filipelli en guitarra; el contrabajista propone una nueva mirada sobre algunos temas que integraron trabajos anteriores, enriquecida esta vez con el creativo saxo del norteamericano Tony Malaby.  “Tiene que haber química en el grupo, para que lo producido tenga valor”, dice. Y no hay dudas sobre los músicos en los que está pensando.

Merlo by Pedro Ragone

Fotografía de apertura: Pedro Ragone

Todo hecho artístico lleva un tiempo de maduración. Un lapso en el que las circunstancias que lo producen se alinean de la manera precisa para que el todo  tome su forma final. Fiel a esa premisa, podría decirse que “Lucha de luces”, el último trabajo discográfico de Hernán Merlo, comenzó a gestarse, sin que él aún lo supiera, una noche de principios de 2014, en el tantas veces transitado escenario de Thelonious.Merlo disco

De los siete temas que tiene el disco, cinco son tuyos, pero no están compuestos especialmente para “Lucha de luces”…

No. Son temas que ya tenía. Que incluso veníamos tocando y buena parte ya habían sido grabados. Algunos en CD físicos, otros en formatos digitales. Los dos temas de los chicos, de Juan y Fermín, tampoco fueron compuestos para este disco, pero a diferencia de los otros, nunca habían sido grabados.

¿Y cómo se dio la inclusión de Tony Malaby en este trabajo? 

Cuando presenté “DiesiseisCincuentayuno“ en marzo de 2014 Thelonious  justo él estaba en Buenos Aires. Entonces yo lo invité a tocar esa fecha. Hacía solo horas que había bajado del avión y se vino directo a Thelonious. Como era música original que él no conocía, le pregunté si quería tocar en uno o dos temas y él me respondió “no, yo quiero tocar en todos”.  Fue tremendo, porque él no conocía la música y los tocó de primera instancia, sin ensayo ni nada. Pero puso la música en otro lugar. Fue una experiencia tan interesante, que por eso quise grabar de nuevo esa música, pero con él.

La apertura que supuso la inclusión de un saxo de estas características ¿te hizo reescribir ese material?

En principio no hubo cambios específicos. Fue así como fue aquella vez en Thelonious. La  única diferencia es que esta vez si hubo algún ensayo, hubo alguna tocada previa. Pero los temas fueron cobrando vida entre todos, sin cambios previstos. Esa era la idea original. Dejar esa sensación de espontaneidad y de libertad que hubo aquella primera vez.Merlo Malaby

Hablabas del aporte de Malaby. ¿Cómo lo definirías en términos concretos?

Yo había escuchado sus discos y me parecia increíble, su forma de tocar, su aproximación a la música. Luego lo conocí en Nueva York. Tocamos un par de veces y siempre sentí que había algo allí. Porque una cosa es escuchar a un músico y otra muy distinta es tocar con él. Sentís otra dimensión. Y  eso sucedió cuando toqué con Tony desde las primeras veces. Por eso yo sabía que su aporte iba a ser importante. Su potencialidad no iba a pasar inadvertida. Y así fue. La música tomó otra dimensión.

Quizás eso que describís esté entre lo más valioso del jazz. Cómo la sintonía entre músicos puede potenciar la obra, llevándola a lugares impensados.

Ni hablar…Totalmente. Como decís, lo que tiene el jazz es justamente eso. Cada instante caracterizado por la persona que está allí tocando, es único. Y así fue en este caso. Lo que veníamos tocando en trío se abrió enormemente y creció cuando Tony se puso al frente con el saxo. Es un músico excepcional y lo volvió a demostrar acá.Merlo 4

Algo que me llamó la atención de “Lucha de luces” es que los dos temas que compusieron los más jóvenes, Fermín Merlo y Juan Filipelli, son los más reposados. Los más tranquilos. En cambio los tuyos son pura adrenalina…

Quizás sea una casualidad….porque cuando surgió la posibilidad de grabar, les pedí a los chicos si querían aportar algún tema. Y ellos sumaron lo que quisieron, con total libertad. No fue algo pensado en términos de balancear el disco o algo así. Se sumaron y se completó el disco…pero no fue algo premeditado.

Y entre los tuyos, “Que poco entiendes” y “Lucha de luces” con sus largos pasajes de improvisación, tienen algo especial…  

“Que poco entiendes” es una especie de hit (Risas). Al 90% de la gente es el tema que más le gusta. Cada vez que lo tocamos es el que más le gusta a todos…vaya a saber porqué. Te imaginás que cuando uno cuando compone no piensa en eso. Ni siquiera pensás si en algún momento va a estar terminado. Tengo muchos temas en un cajón y de pronto puedo sacar uno y volverlo a trabajar. Nunca sabés que va a pasar.

Merlo en escena

Hablame un poco de los chicos, de Fermín y de Juan…

Qué te puedo decir de Fermín. Me parece un músico enorme, que ha evolucionado mucho, que estudia y busca progresar. Y también Juan. El fue alumno mío en el Conservatorio Manuel de Falla. Una vez lo invité a tocar en casa y enseguida me di cuenta que había una afinidad muy grande. Sobre todo en la manera de encarar la música. Eso para mí es esencial.  Más allá de la destreza que cada quien pueda tener en su instrumento.

Para vos esa sintonía es central…11209535_1155497807809005_3669336223238075441_n

Si, totalmente. Porque sabés, te puede pasar que toques con un músico muy talentoso, un tipo que domina totalmente su instrumento, pero que a lo mejor siente otras cosas. Siente la música de otra manera. Y entonces sentís que hay poco por compartir. ¿Entendes? Y para mí eso es fundamental. Tiene que haber química, tiene que haber cierta confluencia, para que lo producido tenga valor.

En el disco hay apenas un par de solos tuyos. Además en el escenario nunca ocupás el centro, estás más bien atrás. En uno y otro caso, siempre lejos del foco de atención.   

Si, es verdad. Me gusta estar atrás. No quiero estar al frente en el escenario. Me parece que el contrabajo debe estar siempre sosteniendo desde el fondo del escenario. Viendo todo el panorama. Acompañando a todos. También es cierto que a mi me gusta más acompañar que solear.

Pero es sabido que desde Scott LaFaro para aquí (vos dirás si me equivoco), el contrabajo se ha ido independizado del acompañamiento para ir ganando cada vez más protagonismo…

Es cierto. Esos contrabajistas como Scott LaFaro o Paul Chambers antes, me parecen increíbles. Por suerte hay de esos que tienen otra visión. Y estamos también los que sostenemos el pulso, que buscamos ese encare. Yo estudié con Charlie Haden y me gusta muchomerlo con charlie haden ir por ese lado. Haden es una especie de solista, pero desde su lugar en el fondo. Está lleno de cosas interesantes. Pero está ahí. En un segundo plano. Ojala yo pudiera hacer algo de eso que hacía Haden.

Pareciera que el contrabajo necesita de una audición más fina. Si uno escucha el cuarteto de John Coltrane por ejemplo, está el saxo tan abarcador al frente. Luego el piano de McCoy Tyner, la batería de Elvin Jones…y recién después se repara en Jimmy Garrison…

Porque automáticamente uno le presta más atención a los que están al frente. Y está bien que sea así, Pero si querés escarbar un poco comenzás a descubrir otras cosas. Si escarbas vas a escuchar lo que hacía Jimmy Garrison, que estaba muy bueno. El contrabajo debe estar como en un segundo plano, esta bueno que sea así, a mi me gusta eso…

A veces pareciera que es más notoria la ausencia que la presencia del contrabajo….

Tal cual. Totalmente de acuerdo. Te cuento algo. Cuando comencé yo tocaba el bajo eléctrico. Y mi viejo, que era médico y no era un gran conocedor de la música me decía  “¿Y vos que tocás?..¿por qué no se escucha lo que vos tocás?”. Un día fue a verme en un show. Y en un momento 21192114_10213725046338862_2690096006911581423_nyo dejé de tocar, no me acuerdo porque. Y después el me dijo “ahí, cuando dejó de sonar, me di cuenta lo que vos tocabas”. Es un ejemplo de lo que vos decís…

Hablábamos de algunos contrabajistas históricos que promovieron el avance del instrumento. ¿Ese desarrollo continúa hoy en día?

Yo creo que sí. No podría ser de otra manera. En los últimos  años se han visto cosas muy interesantes, nuevas técnicas, nuevos efectos. La amplificación del instrumento le dio también otro empuje. Antes de la amplificación había que prepararlo de una manera especial para que se escuchara y eso lo hacía muy difícil de tocar. A partir de la amplificación, el instrumento se “ablandó” hizo que la forma de tocar fuera más fácil y allí se avanzó mucho. Pero obviamente que siempre hay de todo. Como pasa con cualquier otro instrumento. Hay que gente que empuja hacia adelante y otros que lo usan como una pieza de museo.

Volvemos a la diferencia entre quienes buscan avanzar y quienes repiten formulas transitadas. Esto de la afinidad es un tema central para vos.

Mirá, cada uno hace la música que quiere. Cada uno es dueño de llevar la música a donde quiera. Por eso la afinidad entre los músicos es fundamental. Y no depende tanto de la destreza o de la cantidad de notas que toques. Depende de lo que hacés con eso. Y de lo que estés dispuesto a hacer para compartir con el músico que tenés al lado. Para mí ese aporte, esa actitud, es fundamental. Y a veces con dos notas alcanza…

merlogrupo

“Lucha de Luces” Uanchu Récords 2017

Grabado en los Estudios Fort de Buenos Aires

Entre el 6 y el 7 de diciembre de 2016Merlo disco2

Tony Malaby, saxos  tenor y soprano

Juan Filipelli, guitarra

Fermín Merlo, batería

Hernán Merlo, contrabajo

 

Hernán Merlo. Discografía como líder

  • 1996: Hernán Merlo (Uanchu)
  • 1997: A pesar del diablo (Uanchu)
  • 2003: Consin (Fresh Sound)
  • 2006: Neo (Uanchu)
  • 2008: Parábola (Sofá Records)
  • 2012: Monk, Modelo para desarmar (Uanchu)
  • 2014: DiesiseisCincuentayuno (Uanchu)
  • 2017  Lucha de luces (Uanchu)

 Para leer sobre la presentación del 2014 clickeá aquí